Los COV y otros contaminantes tienen la mala costumbre de ser capaces de penetrar y ser adsorbidos por todo tipo de materiales. Y a continuación, permanecer en los poros durante un tiempo imposible de calcular. A esto le llamamos el efecto memoria.

Todos los consumibles suministrados por Van Walt se someten a procedimientos rigurosos de control y aseguramiento de calidad (QA y QC) por ejemplo los filtros de 0,45 micras utilizados en campo en la recogida de muestras de agua para el análisis de metales.

Estos filtros se someten a pruebas muy estrictas de trazabilidad por lotes y tenemos que protegerlos lo mejor posible, pero esto puede ser difícil. Nuestro proveedor está en los Estados Unidos y nos tenemos que asegurar que mantenemos las posibles rutas de contaminación lo más cortas posible. Así, por ejemplo, usamos el transporte aéreo. Es más caro, pero el viaje es más corto. Y luego está el embalaje. Los filtros vienen en cajas de 50 unidades y para dar una protección adicional estos están envasados individualmente. Además envolvemos cada caja con papel de aluminio estándar para crear una barrera impenetrable.

Fácil, eficaz y barato!

Leave a Reply

You must be logged in to post a comment.